Feminizadas

Semillas feminizadas

Una semilla de cannabis feminizada se convierte en una planta de cannabis feminizada la cual, a su vez, producirá cogollos de cannabis. Dutch Passion inventó las semillas de cannabis feminizadas en la década de los 90. Permiten a los cultivadores utilizar menos semillas, disponer de salas de cultivo más pequeñas y consumir menos energía para cultivar sus plantas.

En condiciones de cultivo estresantes, un porcentaje muy pequeño de estas plantas se puede convertir en hermafroditas. Las plantas hermafroditas producen flores macho y flores hembra en la misma planta; las flores macho esparcen polen, el cual puede polinizar las flores hembra. Las flores hembra polinizadas se convierten en cogollos que llevan semillas y son menos adecuados para el consumo. En consecuencia, es muy importante conservar la planta en un entorno sin estrés. Observa y controla las plantas y elimina las flores macho.